Orwell en Notting Hill

Posted on 19 abril, 2011

2


Una de las cosas que tiene Londres es que cada día descubres algo nuevo en ella. Paseas por una calle en una soleada mañana de abril, miras arriba y descubres una de las placas azules que señalan los lugares vinculados con personalidades de la literatura, de la ciencia y de la cultura en general. En este caso, una placa recordando que el escritor George Orwell vivió allí durante el periodo de 1927 a 1928.

La casa se encuentra al final de la parte sur de Portobello Road, en el número 22, y Orwell residió allí cuando aún respondía al nombre de Eric Blair y acababa de renunciar a su trabajo en la policía imperial en los territorios de Birmania, que más tarde daría lugar a su novela Los días de Birmania (1937). Por aquel entonces, deseaba volver a Inglaterra y comenzar su carrera como escritor, antes había vivido una temporada con unos familiares en el pueblo de Southwold, en el condado de Suffolk.

Cuando Orwell llegó a Londres recurrió a una amiga de la familia que escribía poemas, Ruth Pitter, ahora un tanto caída en el olvido. Ella le buscó una habitación en este edificio situado muy cerca de donde ella tenía un estudio en el que fabricaba cerámica y, más tarde, decoraría muebles para subsistir. Orwell describe la habitación como fría y sin apenas muebles, y por la cual tuvo que sufrir a una casera (Mrs. Craig) snob que, por haber trabajado con una dama noble anteriormente, se negaba a mantener cualquier tipo de relación con personas de una condición social inferior.

Orwell llegó a Londres con la intención de convertirse en escritor pero Pitter no las tenía todas consigo. Creía que era demasiado tarde –aunque el escritor contaba entonces con sólo 24 años- y la primera lectura que hizo de los versos que él había escrito le dieron la impresión de ser demasiado simples e inocentes. Pero Orwell era ambicioso y determinado, y siguiendo los pasos de Jack London comenzó con la idea de vivir como un vagabundo en las zonas más pobres de Londres con el fin de investigar para el desarrollo de una futura novela.

La zona que eligió para su investigación fue Limehouse, en el este de Londres, y cada día salía de esta casa en Notting Hill de camino al taller de su amiga para cambiarse de ropa y prepararse para su descenso a las barriadas del este londinense. Lo que allí vio y vivió originarían una parte de su libro Sin blanca en París y Londres (1933). En la primavera de 1928, dejaría Londres para hacer lo mismo en París y cumplir el sueño de tantos otros escritores anglosajones de convertirse en escritores en París.

Anuncios
Posted in: Londres, Reino Unido