La rima del anciano marinero de Coleridge

Posted on 25 febrero, 2011

0


Cuando uno estudia literatura inglesa (tuve una asignatura en la universidad) siempre acaba estudiando a los poetas románticos ingleses y, en particular, a Wordsworth y Coleridge. Del primero, ya escribí antes, un post hace algunos meses, pero me encanta mencionarlo porque siempre me ha llamado la atención su apellido. Wordsworth. ¿Llamándose así no estaba predestinado a convertirse en lo que se convirtió? En inglés, words significa palabras y worth es el valor que una cosa tiene. La unión de ambas fue cosa del destino.

De Coleridge no recuerdo demasiado. Por asociación, me los he imaginado a ambos siempre en un retiro del Distrito de los Lagos en el norte de Inglaterra, en plena naturaleza y dedicados a una poesía que devuelve al ser humano a su lucha o alianza con el entorno natural y lo separa de las grandes ciudades y de la vida urbana.
La Biblioteca Británica, la British Library, expone hasta el 27 de este mes parte de los manuscritos relacionados con el poeta, que guarda entre sus colecciones. La exposición es gratuita y gira en torno a la obra más relevante de Coleridge, La rima del anciano marinero, incluida en un conjunto de poemas recogidos bajo el nombre de Baladas líricas que Coleridge publicó junto a Wordsworth.
Recuerdo haber leído el poema en la universidad pero, en aquel tiempo, me dejó indiferente, era en realidad un poema que alguien nos forzaba a leer, tremendamente alegórico y que, sin duda, no entendí del todo bien. Ahora, pude volver a ella, en inglés e intentando buscar traducciones en español por internet. El viaje del viejo marinero es el viaje de todos nosotros por la vida, su lucha con el mar es la lucha del hombre contra el pecado, la culpa y los remordimientos. Su regreso al país del cual es originario, retrata nuestras propias posibilidades de redención.

Hielo a un lado, Hielo al otro,
Hielo por todas partes:
crujía y gruñía, y rugía y aullaba—
como en los sonidos de un desmayo.—

Al cabo por allí cruzó un Albatros,
a través de la Niebla vino;
y como si fuera el Alma de un Cristiano,
le saludamos invocando el nombre de Dios.

La rima es uno de los poemas en inglés más conocidos y con más cantidad de ediciones publicadas. Algunas de ellas, aparecen incluso ilustradas. Pero la obra de Coleridge no se reduce a ella. Para mí, fue interesante conocer algunas de las obras de su juventud, en las que la influencia de las ideas revolucionarias francesas es total y su obra está marcada por una fuerte utopía. Se exponen, además, ejemplos de sus trabajos como filósofo, crítico literario o periodista.

Anuncios
Posted in: Londres, Reino Unido